17 May 2014

El Autor

Es un entusiasta de la web 2.0 y del marketing 360º. Vive en Madrid y sus pasatiempos son jugar al Squash, volar en Paramotor. "El storytelling me parece la forma más efectiva de comunicar".

Compartir

British Open Squash Tour 4

May 16th

BO Tour

Ganar el “plate” del British Open es un premio consuelo pero es el premio consuelo del torneo más importante y prestigioso del mundo.

Esta es la crónica de la página web del torneo haciendo referencia al partido de primera rueda que perdí:

MO55

All seeds progressed safely into the second round with the majority recording 3-0 victories. There were a couple that had some real challenges though, 5/8 Tom Burton took 55 minutes to come from 2-1 down to beat Ripley Oyler3-2. Burton had taken the first game 9-4 but Oyler took the next two 9-6. Burton responded perfectly by taking the 4th game 9-1. The fifth was a lot tighter but Burton took it 9-7 to set up a 2nd round match with Simon Evenden.



Allen Barwise also had to battle back from being 2-1 down as he took on Raul Rodriguez from Uruguay. Rodriguez looked to be in control as he recovered from losing the first to take the next two 9-3, 9-5 but Barwise had other ideas and took the last two 9-6, 9-7 to complete a 3-2 victory in 42 minutes.

The standout performance from the first round was Gary Marshall who took just 15 minutes to record a 9-0 9-0 9-4 victory over Paul Matthewman. Marshall will now go up against 3/4 Mark Cowley who had a bye today as did other top seeds Goulding and Norman.

No corresponde, ni debo dar ningún tipo de explicación. Pero creo que ganar la rueda de consolación no hace justicia al resultado que debería haber conseguido en el torneo. Siento que la semifinal o los cuartos de final, en el peor de los casos, hubiera sido lo justo.

El propio Allen Barwise le dijo a los organizadores que yo debería haber estado sembrado entre los ocho primeros. Su segundo partido fue 3/0 sin problemas.

Pero bueno, ya hecha la catarsis sigo con la crónica del viaje.

En la mañana me fui al club para jugar la final del puto plate que ya les expliqué.

Por la tarde me fui a ver los partidos de British Open al Sports Arena de Hull donde está la cancha de vidrio. El estadio es bastante grande pero la asistencia es la justa para llenar la parte posterior, justo detrás de la cancha. Se espera lleno total para las semifinales y la final. Los partidos son espectaculares, tanto los de hombres como los de mujeres. Es increíble lo que ha mejorado la performance de los atletas en todos los deportes. No ha cambiado el estilo de juego, ni la forma de definir los puntos, pero la velocidad y el alcance de los jugadores es asombroso. Llegan a recoger pelotas que son verdaderamente imposibles, rompiendo todo tipo de lógica. Los partidos duran bastante tiempo y lo injusto, si se quiere, es que los espectadores, salvo alguien que juegue al squash, no llegan a tomar conciencia de los malabarismos que hacen los atletas. Eso es quizás la razón por la que el squash no es ni será nunca un deporte masivo. La gente no tiene condición de darse cuenta lo que está sucediendo en la cancha si no está dentro de la cancha.

Tenía pensado irme a Londres tipo 10.30 de la mañana en un tren directo. Pero alguien me hizo caer en la cuenta que el Hull City juega en Londres contra el Arsenal a las 5 pm. Por lo que hordas de hinchas de Hull comenzarán un éxodo en tren desde primeras horas de la mañana. Llamé a la estación de trenes y me fueron confirmado, uno tras otro, que los trenes estaban con overbooking. “Rasguitos” ingleses, pensé. Otro de los tantos rasgos que uno no tiene en cuenta cuando viene a Inglaterra y se sorprende, también una y otra vez. De Hull mañana salen dos grandes líneas migratorias, una es hacia Cardiff para presenciar un partido de Rugby importantísimo, al parecer; y la otra es hacia Londres, donde quedé atrapado.

Después de un buen rato de búsquedas e insistencias, conseguí un tren sin asiento reservado hasta Doncaster y ahí tengo que hacer un trasbordo a otro tren que sale hacia Londres. Este sí con asiento reservado. Así que iré en un tren lleno de hinchas del Hull con su camiseta amarillo/anaranjado y negro, parecido a Peñarol, con mi valija grande, mi mochila y mis raquetas, cantando y tomando cerveza hasta Doncaster; después, ya mucho más entonados y con una amistad más afianzada, iremos cantando y tomando más cerveza hasta Kings Cross donde nos despediremos entre abrazos y cánticos, hasta la próxima.

(continuará)

Sin comentarios
Deja un comentario

Recibe directamente los últimos Posts

Populares Recientes Comentarios