copa américa
Ilusión y respeto, buena mezcla
¡Qué bueno es cuando un país entero tiene ilusión! Y los uruguayos estamos llenos de ilusión con el partido del domingo contra Paraguay. Soñamos con un equipo concentrado, atento y habilidoso. Imaginamos a los muchachos mordiendo por toda la cancha, recuperando la pelota, tratándola bien, haciendo pases profundos, desmarques, toque y gol. Nos encantaría coronar esta copa con una goleada. ¡Qué grande sería! Me imagino que eso mismo pensaron los brasileros antes de la final de Maracaná. Tenían un equipo mejor y jugaban en casa – le ganamos seguro- habrán dicho. Ya tenían los festejos preparados. Tenían espectáculos de fuegos...
… y ganó el muchachito de la película!!!
            Creer que 10 uruguayos le ganaran a 11 argentinos, en su casa, con el estadio lleno, en la copa América, me parecía exagerado, pero ocurrió. Otra vez el mundo entero festejó el triunfo del –muchachito- frente al villano. Los 3.3 millones mostraron que se puede contra 35 millones. 10 mostraron que se puede contra 11. El valor venció al poderío. Salvo los argentinos, el mundo está feliz. Los uruguayos han demostrado que tener a los mejores del mundo no es suficiente cuando se juega contra un EQUIPO. La diferencia numérica no se notó. Incluso,...
1