18 Mar 2013

El Autor

Es un entusiasta de la web 2.0 y del marketing 360º. Vive en Madrid y sus pasatiempos son jugar al Squash, volar en Paramotor. "El storytelling me parece la forma más efectiva de comunicar".

Compartir

Francisco I

Las carambolas de la vida. Así son las cosas cuando menos se esperan. Una América Latina bajo la corriente populista-clientelista, con vocación de acumulación de poder, se topa contra el aire fresco que trae el nuevo Papa. Vuelve la esperanza al cuerpo. Se acaban las polarizaciones, -o estás conmigo o estás contra mí-. Llegó Francisco con un claro mensaje de apertura a otros credos y humildad (si no estás conmigo, te bendigo porque eres hijo de Dios). Los que se auto proclaman “elegidos de Dios” se han quedado con un discurso prepotente y, por consiguiente, estéril.

Durante los últimos años las izquierdas populistas se abrazaron a todo símbolo místico que encontraron a su alrededor para consolidar su “autoridad moral”. En Argentina, la presidenta habla de lo que -él decía- intentando santificar a su difunto marido. Lo mismo Maduro, diciendo que habló con el alma del difunto Chavez alentando una mística electoralista sin escrúpulos.

Sin embargo con la elección del nuevo Papa, el monstruo gimió. En Argentina se oyeron voces de dolor del lado del Poder; las madres de mayo, políticos oficialistas y hasta la novia de algún ministro (vía twitter) decía que no estaba contenta con el nuevo Papa.

¡Ladran Sancho, señal que cabalgamos!

La Iglesia irrumpió sin pedir permiso desanimando cualquier adoración de ídolos. La Iglesia de Francisco I trae un mensaje de esperanza para todos los que creen que la desigualdad y la pobreza es el peor flagelo que azota al planeta; pero la solución pasa necesariamente por <enseñar a pescar, no regalar pescado>. El peor pecado es mantener en la pobreza intelectual y espiritual a los pobres. Es nuestro deber darles todas las herramientas para que puedan recuperar la autoestima, la dignidad y la autosuficiencia.

Me siento muy contento con la elección de este Papa. Me sentí muy feliz de ver al Padre Aemilius recibiendo la bendición.

 

2 Comentarios
2 Comentarios
  1. totalmente de acuerdo con el agregado que además es un Papa que se muestra cercano Es alguien que trabajó codo a codo con la gente, vivió la realidad en carne propia, sin perder la perspectiva ni siendo demagógico. Así como echa a un cardenal que encubrió a pederastas resalta a un curita de un lejano país que hace un trabajo monumental con los niños de la calle, como diciendo es verdad que tenemos que arreglar mucha cosa pero hay cosas muy valiosas que hace la iglesia y que merecen difundir.
    Francisco I …..salud!

  2. concuerdo contigo raul,

Deja un comentario

Recibe directamente los últimos Posts

Populares Recientes Comentarios