23 Jul 2011

El Autor

Es un entusiasta de la web 2.0 y del marketing 360º. Vive en Madrid y sus pasatiempos son jugar al Squash, volar en Paramotor. "El storytelling me parece la forma más efectiva de comunicar".

Compartir

Ilusión y respeto, buena mezcla

¡Qué bueno es cuando un país entero tiene ilusión!

Y los uruguayos estamos llenos de ilusión con el partido del domingo contra Paraguay. Soñamos con un equipo concentrado, atento y habilidoso. Imaginamos a los muchachos mordiendo por toda la cancha, recuperando la pelota, tratándola bien, haciendo pases profundos, desmarques, toque y gol. Nos encantaría coronar esta copa con una goleada. ¡Qué grande sería!

Me imagino que eso mismo pensaron los brasileros antes de la final de Maracaná. Tenían un equipo mejor y jugaban en casa – le ganamos seguro- habrán dicho. Ya tenían los festejos preparados. Tenían espectáculos de fuegos artificiales, banderas gigantes, camisetas con –Brasil Campeón- y la gente estaba lista para, cuando el árbitro pitara el final, empezar la fiesta.

La lección fue clarísima: en fútbol no se gana hasta que se gana. Los dejamos mudos a los brasucas. Nunca más nadie se olvidó de ese batacazo. Todos los años ellos se encargan de recordarse a sí mismos que no hay que sentirse ganador antes de tiempo. Y vaya si aprendieron la lección. Son pentacampeones.

Ya que fuimos los profesores en el curso de –humildad-, que la lección no se nos olvide. Los paraguas también tienen sangre rebelde en sus venas.

Ojalá que a Uruguay le toque nuevamente ser maestro, esta vez dando un curso de -respeto-. No ganando hasta haber ganado.

1 Comentario
1 Comentarios
  1. Sabia reflexión… Suerte y a por la copa!!!!!

Deja un comentario

Recibe directamente los últimos Posts

Populares Recientes Comentarios