11 Ago 2012

El Autor

Es un entusiasta de la web 2.0 y del marketing 360º. Vive en Madrid y sus pasatiempos son jugar al Squash, volar en Paramotor. "El storytelling me parece la forma más efectiva de comunicar".

Compartir

La hormiga y la cigarra

Primer año

 Un caluroso verano, una cigarra cantaba sin parar debajo de un árbol. No tenía ganas de trabajar; sólo quería disfrutar de sol y cantar, cantar y cantar.

 Un día pasó por allí una hormiga que llevaba a cuestas un grano de trigo muy grande. La cigarra se burló de ella:

  -¿Adónde vas con tanto peso? ¡Con el buen día que hace, con tanto calor! Se está mucho mejor aquí, a la sombra, cantando y jugando. Estás haciendo el tonto, ji, ji, ji se rió la cigarra -. No sabes divertirte…

La hormiga no hizo caso y siguió su camino silenciosa y fatigada; pasó todo el verano trabajando y almacenando provisiones para el invierno. Cada vez que veía a la cigarra, ésta se reía y le cantaba alguna canción burlona:

-¡Qué risa me dan las hormigas cuando van a trabajar! ¡Qué risa me dan las hormigas porque no pueden jugar! Así pasó el verano y llegó el frío.

La hormiga se metió en su hormiguero calentita, con comida suficiente para pasar todo el invierno, y se dedicó a jugar y estar tranquila.

Sin embargo, la cigarra se encontró sin casa y sin comida. No tenía nada para comer y estaba helada de frío. Entonces, se acordó de la hormiga y fue a llamar a su puerta.

   Señora hormiga, como sé que en tu granero hay provisiones de sobra, vengo a pedirte que me prestes algo para que pueda vivir este invierno. Ya te lo devolveré cuando me sea posible.

La hormiga escondió las llaves de su granero y respondió enfadada:

-¿Crees que voy a prestarte lo que me costó ganar con un trabajo inmenso? ¿Qué has hecho, holgazana, durante el verano?

– Ya lo sabes – respondió apenada la cigarra -, a todo el que pasaba, yo le cantaba alegremente sin parar un momento.

– Pues ahora, yo como tú puedo cantar: ¡Qué risa me dan las hormigas cuando van a trabajar! ¡Qué risa me dan las hormigas porque no pueden jugar!

Y dicho esto, le cerró la puerta a la cigarra.

 Segundo Año:

Olvidando la experiencia del año anterior, la cigarra siguió tocando la guitarra durante el verano y haciendo lo que le pedía el cuerpo que era cantar, cantar y cantar.

La hormiga retomó su actividad laboral cargando pesados granos de trigo sobre sus espaldas preparándose para el próximo invierno.

La única diferencia, esta vez, fue que el cigarra no se burló más de la pobre hormiga. Supo apreciar que su trabajo traía recompensas y la respetó.

Sabiendo que su falta de inclinación al trabajo pesado le traería problemas, la cigarra decidió poner en marcha un nuevo plan, grabó una canción y subió el video a Youtube.

La hormiga hizo un alto en su camino y, con la mejor de las intenciones, le aconsejó dejar de hacer experimentos extraños y dedicarse a trabajar. –Este año tampoco te abriré al granero- dijo en tono de advertencia antes de continuar su marcha.

Al caer el invierno la hormiga no supo nada de la cigarra y lamentó: -quizás se haya muerto de frío por holgazana.

Tercer año:

Al retomar el trabajo, la hormiga recorrió el camino habitual y, al acercarse al lugar donde la cigarra solía cantar, la recordó con cierta pena en el corazón.

Sin embargo, al escuchar la música de la guitarra y el canto quedó petrificada. – Será un fantasma- pensó.

Para su sorpresa, ahí estaba la cigarra, subida a un árbol, cantando rozagante y feliz.

-¡Hola hormiga!- gritó la cigarra agitando una de sus manos mientras seguía tocando con las otras.

-¿Pero que haces ahí?- preguntó sorprendida la hormiga.- Te había dado por muerta-.

-No, ¡qué me voy a morir! Estoy mejor que nunca- contestó alegre mientras continuaba tocando la guitarra.

-¿Te acuerdas que subí mi video a Youtube? Pues lo han visto más de doscientos cincuenta mil personas, se ha transformado en éxito en el verano austral, y me invitaron a hacer conciertos por allí.-

La hormiga quedó boquiabierta y el pesado grano de maíz que llevaba sobre su lomo se desplazó casi aplastándola.

-¿Pe..pe..pero quieres decir que no has pasado el invierno en esta comarca?¿Te has ido al hemisferio sur? Preguntó con una mezcla de alegría y curiosidad.

Esa noche la hormiga no pudo pegar un ojo. Pasó toda la noche dándole vueltas al tema. Cómo es posible pasarme todos los veranos de mi vida trabajando para pasar el invierno aburridísima en el bodrio del hormiguero sin disfrutar de los placeres del verano. ¡Cuántas veces he pensado en darme un baño en el arroyo y cantar y bailar como la cigarra!

-Y yo he estado trabajando todo el verano para pasar el invierno mientras que la cabrona se pasó 365 días de fiesta. Pero algo debo estar haciendo mal- se dijo fastidiada.

 Al otro día se tomó el día libre y fue a conversar con la cigarra.

La primera sorprendida fue la cigarra. – ¿Pero qué haces hormiguita? ¿te has tomado el día libre? ¡Ven y canta conmigo!

La hormiga le contó todo lo que había pensado durante la noche. Le confesó que no era del todo feliz, que la rutina la estaba matando y que se estaba replanteando su vida. Le confesó la envidia que le daba verla cantado, despreocupada y disfrutando la vida mientras ella se partía el lomo solamente para sobrevivir.

La cigarra le confesó que también le daba cierta envidia no tener la disciplina de trabajo y ser un poco más precavida como las hormigas; que eso le había traído muchos sufrimientos y frustraciones y que no quería volver a tenerlos a pesar del éxito de este verano. Le confesó, también, que el éxito es muy frugal y que no tenía nada seguro para el invierno que, inexorablemente, llegaría en unos meses.

Las dos quedaron en silencio viendo pasar hormigas cargadas con grandes granos de trigo durante un largo rato.

La sociedad:

Quedaron en verse otro día para seguir la conversación. La presión de las miradas suspicaces de las hormigas que pasaban las dejó incómodas para seguir hablando.

El nuevo encuentro fue en el arroyo. Ambas se bañaron y jugaron, rieron y conversaron hasta que cayó la noche.

–   Porqué no hacemos algo juntas- dijo la cigarra.- Tu me enseñas a trabajar y yo te enseño a disfrutar- le propuso.

La hormiga rascándose la cabeza contestó – ¿porqué no? Podría funcionar muy bien. Tu trabajarás conmigo durante las mañanas y durante las tardes cantaremos y nos quedaremos bajo la sombra del árbol disfrutando del fresco del verano-.

–   Trato hecho- dijeron al unísono sellando el acuerdo con un fuerte apretón de manos. Se acababa de fundar la sociedad Hormigarra.

Ese fue el verano más feliz para ambos. El trabajo de las mañanas rindió como para pasar un invierno muy cómodo, y las tardes les permitieron subir varios videoclips a Youtube, que les dieron mucha popularidad.

Twitter y Facebook fueron sus vehículos preferidos para que su talento alcanzara las tribus de animalitos e insectos de toda la comarca.

La noche estrellada

La cigarra y la hormiga siguieron compartiendo cantos, guitarreadas y el fruto de su trabajo durante el verano hasta que un día, a través de las redes sociales, convocaron, innovando, a un concierto -de invierno-.

Las restantes hormigas, cigarras y grillos fueron incrédulas a un recinto iluminado por cientos de luciérnagas para asistir al primer concierto invernal de “hormigarra”.

Todos disfrutaron, cantaron y bailaron hasta la madrugada. Los grillos y los sapos fueron invitados a subir al escenario e hicieron gala de un talento desconocido hasta el momento.

Y todos vivieron muchos años disfrutando de una nueva sociedad multirracial donde el equilibrio entre la diversión y el trabajo marcó un nuevo tono en la comarca de “la felicidad”, como fue conocida en todo el resto del mundo a través de las redes sociales.

Conclusiones:

En sociedad obtenemos mejores resultados.

La felicidad es el aporte de la variedad.

Nadie es dueño de la verdad.

Complementarse es la base del éxito.

…. pongan comentarios sobre sus conclusiones…. pongamos en práctica la fábula actualizada….

Raúl Rodríguez

Madrid, 11 de agosto de 2012

1 Comentario
1 Comentarios
  1. muy bueno mi rulo…………..

    sigue contándonos cuentos…….

    abrazo……

Deja un comentario

Recibe directamente los últimos Posts

Populares Recientes Comentarios