23 Oct 2012

El Autor

Es un entusiasta de la web 2.0 y del marketing 360º. Vive en Madrid y sus pasatiempos son jugar al Squash, volar en Paramotor. "El storytelling me parece la forma más efectiva de comunicar".

Compartir

Ni derecha ni izquierda…

La discusión ha dejado de ser ideológica. Ya no importa si el camino es la izquierda o la derecha; si hay que defender al obrero o al patrón; si la estatización o el liberalismo económico.

Lo que importa hoy es que los cargos del estado estén en manos de gente capaz. Ya lo admitía Carlos Matus (ex Ministro de Economía de Allende) al decir que la lealtad política por encima de la capacidad técnica fue una de las causas del fracaso del gobierno Socialista chileno, y a la postre su condena.

Los gobiernos tendrán que alinear a los mejores en sus filas, independientemente de su color político.

Nadie escoge a un cirujano por su tendencia política sino por su capacidad profesional. No es más tranquilizador saber que el comandante de una aeronave es socialista cuando se está atravesando una tormenta sino la experiencia que tiene acumulada.

El futuro del país se juega por la capacidad de los dirigentes. No por sus discusiones ideológicas del siglo pasado.

Los tiempos en que vivimos se han acelerado. No hay tiempo de discutir todo. Hay que actuar.

Nadie quiere uruguayos marginados, desnutridos ni sumidos en la ignorancia. Todos entendemos que para vivir en un estado de bienestar la calidad de vida tiene que ser igual para todos. No habrá paz mientras haya hambre. Pero no habrá bienestar mientras que se quiera saciar el hambre a costas del que trabaja y cumple con la ley.

Necesitamos gestores. No es suficiente con tener buena intención. Hay que saber llevar un proyecto serio adelante. Saber gestionar significa estar orientado a resultados, evitar la corrupción y todo aquello que se aparte de los objetivos de la ciudadanía.

No podemos tolerar empresarios corruptos que se enriquezcan a costas de los trabajadores, pero tampoco podemos tolerar a aquellos que, con la excusa de la marginalidad, arrebatan los bienes a una población que cada día está más desprotegida y vulnerable.

Necesitamos para de hablar y cumplir con el deber de honrar el pacto constitucional que regula a todos los que vivimos bajo este cielo. Y para eso necesitamos buenos gestores.

Sin comentarios
Deja un comentario

Recibe directamente los últimos Posts

Populares Recientes Comentarios