25 Jul 2011

El Autor

Es un entusiasta de la web 2.0 y del marketing 360º. Vive en Madrid y sus pasatiempos son jugar al Squash, volar en Paramotor. "El storytelling me parece la forma más efectiva de comunicar".

Compartir

No hay lugar para lacras

(foto diario El País)

Muchos millones vieron la final de la Copa América con una sonrisa, de las que sientan bien, con final feliz.
El pequeño Uruguay nuevamente le gana a los grandes, con juego limpio, tocando, marcando, con humildad y espíritu de equipo.
Antes de la final, Uruguay era la favorita por su actitud, la simpatía de sus jugadores, la personalidad de Sebastián Abreu, la imagen de Diego Forlán, embajador de Unicef; Lugano y todos los demás, incuestionables campeones.
El Mundo de Madrid tituló una nota: -“Uruguay, la selección del pueblo”.
Los periodistas se entusiasman hablando de los valores del pueblo uruguayo: destacan el carácter, la inteligencia y el coraje.
Aumenta la curiosidad sobre el país, aparecen artículos sobre la calidad de vida, el nivel cultural, la renta per cápita, el crecimiento de las inversiones, etc. dejando una muy buena imagen.
Paradójicamente, la prensa uruguaya destaca que un grupo de inadaptados sociales rompió las instalaciones del Estadio Centenario mientras esperaban la llegada de los campeones. Porque estaban contentos, rompieron sillas, vidrios y rejas entre otras cosas. ¡Menos mal que estaban de bueno humor!
Un bien compartido es SAGRADO. Así lo aprendimos y así lo queremos. No podemos seguir tolerando este descontrol. No pueden haber tres millones de uruguayos rehenes de cien malandras. ¡Es inaceptable!
¡Necesitamos que esto pare! Los uruguayos reclamamos poder festejar sin miedo, en paz y en familia.
Cada acto de vandalismo requiere de un gran esfuerzo colectivo para levantarse al otro día y seguir adelante siendo honesto, pagando impuestos y cumpliendo las reglas. Es mucho lo que está en juego para no actuar inmediatamente.

2 Comentarios
2 Comentarios
  1. Congratulations!!!!!!!!!! ganó el mejor!!!!!!
    totalmente de acuerdo; “inadaptados” existen en todas partes y siempre aprovechan situaciones de gran repercusión social para hacerse notar y demostrar lo poco que se les desarrolló el cerebro y lo poco que les cundió la educación y el esfuerzo que seguramente sus padres hicieron para que fueran y se comportaran como personas.

Deja un comentario

Recibe directamente los últimos Posts

Populares Recientes Comentarios