27 Jun 2012

El Autor

Es un entusiasta de la web 2.0 y del marketing 360º. Vive en Madrid y sus pasatiempos son jugar al Squash, volar en Paramotor. "El storytelling me parece la forma más efectiva de comunicar".

Compartir

una pequeña gran diferencia

En los diez años que llevo viviendo en España me he preguntado muchas veces cuales son las principales diferencias con Uruguay, mi país de nacimiento. Sorprendentemente hoy de mañana tuve una revelación que me ayudó a entenderlo.

A las 7.30 de la mañana empezó un martilleo tremendo que venía de la heladería que está ubicada junto la casa de mis padres. Estaban trabajando sobre la pared que da al cuarto donde yo dormía. A pesar del cansancio acumulado por el vuelo, no pude dormir más.

Esto mi hizo recordar que hace un par de años, también de visita en la casa de mis padres, sufrí el mismo inconveniente pero en otro dormitorio que linda con un bar donde preparan la carne para el mediodía, golpeándola con un martillo. En esa ocasión, me vestí y fui para pedirles que retrasaran la operación un par de horas, así podía ejercer mi derecho al descanso. La respuesta fue que no porque le pagaban al personal para hacer el trabajo y que no estaban dispuestos a perder tiempo.

Lo gracioso es que en mis pensamientos sobre el Uruguay nunca tenía en cuenta este tipo de cosas que pasan todo el tiempo y que se expresan de formas muy diversas.

La forma de conducir, por la izquierda y lentamente; ignorar los derechos ajenos (ejemplo del martilleo); dejar el coche estacionado en el garaje de una casa bloqueando su entrada y salida; la impuntualidad crónica; y otras expresiones de este tipo, por más pequeñas que parezcan, hacen la gran diferencia.

Y la diferencia es enorme. Porque en España se respeta el derecho del prójimo. No se justifica, con la ambición de– facturación-, aplastar al vecino. No es más importante  un bar que vende milanesas que el derecho a dormir de los demás.

En definitiva, me llevó 10 años darme cuenta que todo lo que nos separa de Europa es un tema de educación. No es ni la economía ni la geografía.

1 Comentario
1 Comentarios
  1. Si, Raul, es la educacion, no somos, o nos estamos convirtiendo en eso que decis, que demoraste 10 años en darte cuenta, yo lo comprobe en seguida. Me llamo mucho la atencion en mi viaje a la Peninsula Iberica, el respeto hacia los peatones, aca te pasan por arriba, alla el conductor protege al peaton, paran y te dejan pasar. Otra cosa la basura tirada afuera de los contenedores, alla abris un contenedor y parecen paquetes de regalo, todos prolijitos, sin olor………… aca ya sabemos como es………. beso

Deja un comentario

Recibe directamente los últimos Posts

Populares Recientes Comentarios